El gobierno de Ecuador autorizó el retorno a las aulas de manera gradual y voluntaria de miles de estudiantes a partir del lunes, especialmente en zonas rurales del país, en donde el cierre de las escuelas por más de un año debido a la pandemia de coronavirus aumentó la deserción escolar.

El retorno a clases se produce en momentos en que el presidente Guillermo Lasso, quien asumió el cargo el 24 de mayo, avanza en un plan para inmunizar a nueve millones de personas en sus primeros 100 días de gobierno, como su estrategia clave para la reactivación económica del país con problemas de liquidez.

El Comité de Operaciones de Emergencias Nacional autorizó la noche del miércoles las clases presenciales en unas 1.300 instituciones educativas, de las cuales unas 1.100 son rurales. Unas 37 universidades también podrán retomar sus actividades.

Otros 15.135 centro educativos han presentados planes de retorno presencial y semipresencial y esperan su aprobación.

En la ruralidad la dinámica educativa es diferente y por eso el gobierno ha priorizado el retorno a clases presenciales en esas zonas, considerando “las dificultades para acceder a la conectividad” de los estudiantes, dijo el Ministerio de Educación en un comunicado.

Ecuador cerró las instituciones educativas en marzo del año pasado como una de las primeras medidas de cuarentena que adoptó ante la rápida propagación del coronavirus, pero han sido las últimas en reactivarse, después de restaurantes y gimnasios.

El cierre de las escuelas ha afectado a 4,4 millones de estudiantes, lo que ha impactado negativamente en su aprendizaje y bienestar, según un reporte de UNICEF Ecuador publicado la semana pasada.

El representante del organismo en el país, Joaquín González-Alemán dijo a un canal local que en el contexto de la pandemia al menos 90.000 niños abandonaron el sistema educativo durante el 2020 y sólo 2 de cada 10 estudiantes cuentan con su propio dispositivo electrónico para seguir las clases en línea.

Antes de la pandemia se registraba 268.000 niños fuera del sistema escolar.

“Nos preocupa el abandono escolar porque mientras más tiempo pasen los niños fuera de la escuela, más difícil será volver a traerlos”, agregó en una entrevista al canal Ecuavisa. “El mal que les estamos haciendo a los niños con las escuelas cerradas, sobrepasa los riesgos de que contraigan la enfermedad”.

Ecuador reporta 428.865 contagios y más de 20.600 muertes confirmadas y probables por COVID-19, según datos oficiales.

Con información de Reuters.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí