Al menos 13 civiles murieron en un presunto enfrentamiento con fuerzas estatales en una comunidad del municipio de San Ciro de Acosta; habrían estado involucrados en el ataque a integrantes de la Comisión de Búsqueda y colectivos ocurrido hace unos días, informó la Fiscalía General de San Luis Potosí.

Horas antes fueron capturadas cuatro personas relacionadas con este grupo, sorprendidas mientras sepultaban de manera clandestina dos cadáveres. Inicialmente se ha mencionado que se trata de los cuerpos del jefe de peritos de la Guardia Civil Estatal, Héctor Mayorga Muñoz, y su esposa, quienes tenían un par de días desaparecidos.

El vehículo del comandante Mayorga fue encontrado incendiado cerca del acceso a la cabecera municipal de Tamasopo la madrugada del 3 de agosto; medios locales refieren que había sido privado de su libertad por un comando. Estaba asignado a la Zona Huasteca.

 

De acuerdo con la versión de la Fiscalía, el enfrentamiento ocurrió durante la tarde del jueves en la comunidad de Vaqueros de San Ciro de Acosta, municipio ubicado al sureste de la capital potosina, en los límites con Guanajuato.

Los civiles abatidos formaban parte de un grupo delictivo que operaba en la zona; se trata de 10 hombres y tres mujeres, cuyos cadáveres se encuentran ya en el Servicio Forense.

El fiscal José Luis Ruiz Contreras dijo este viernes que mientras se efectuaba la búsqueda de “un elemento de la Secretaría de Protección Ciudadana” –el comandante Mayorga–, se logró encontrar su cuerpo junto al de su esposa en las inmediaciones de San Ciro y la detención de las cuatro personas que estaban inhumando los cuerpos.

Los cuatro detenidos son dos hombres y dos mujeres, una de ellas menor de edad, dijo el fiscal.

Derivado de esto, agregó Ruiz Contreras, se ubicó una casa en la comunidad de Vaqueros –un inmueble en obra negra– donde estaba otro grupo de personas, y ahí se desató un enfrentamiento.

No hubo policías heridos ni fallecidos. Se aseguraron varios vehículos y un arsenal de casi 30 armas largas, así como picos de los conocidos como “ponchallantas”.

“Lo trascendente es que se desmantela un grupo delictivo que estaba operando en la zona media, con el armamento que hace 8 días se incautó se disminuye el estado de fuerza de reacción que tuvieron el día de ayer”, señaló el fiscal Ruiz.

Con información de Proceso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí